RCP- Reanimación Cardio Pulmonar

Soporte Vital Básico del Adulto Guías para la Resucitación 2010 del Consejo Europeo de Resucitación (ERC). Secuencia de SVB del Adulto (hombres y mujeres)

Hoy en día se hace imprescindible tener los conocimientos básicos de la realización de una RCP. Podemos llegar a salvar una vida. Por ello he querido añadir en este blog las maniobras que se han de realizar para tal fin. En el gimnasio, en la calle, en nuestra propia casa…. alguien puede necesitar de nuestra ayuda.

El soporte vital básico comprende la siguiente secuencia de actuaciones.

soporte

1. Asegúrese de que usted, la víctima y cualquier testigo están seguros.

2. Compruebe la respuesta de la víctima:

• sacuda suavemente sus hombros y pregunte en voz alta: “¿Se encuentra bien?”

3a. Si responde:

déjelo en la posición en la que lo encontró, siempre que no exista mayor peligro.

• trate de averiguar qué problema tiene y consiga ayuda si se necesita.

• reevalúelo con regularidad.

3b. Si no responde:

• grite pidiendo ayuda

– coloque a la víctima boca arriba y luego abra la vía aérea usando la maniobra frente-mentón;

– coloque su mano sobre la frente e incline suavemente su cabeza hacia atrás;

– con la yema de sus dedos bajo el mentón de la víctima, eleve el mentón para abrir la vía aérea.

4. Manteniendo abierta la vía aérea, vea, oiga y sienta la respiración:

• vea el movimiento del pecho;

• oiga en la boca de la víctima los ruidos respiratorios;

• sienta el aire en su mejilla;

• decida si la respiración es normal, anormal o no existe.

En los primeros minutos de una parada cardiaca, una víctima puede estar respirando apenas o presentar boqueadas, lentas y ruidosas. No confunda esto con la respiración normal. Vea, oiga y sienta durante no más de 10 segundos para determinar si la víctima está respirando normalmente. Si tiene alguna duda acerca de si la respiración es normal, actúe como si no fuese normal.

rcp_viaaerea

 

5a. Si respira normalmente:

• colóquelo en la posición de recuperación (vea abajo);

• envíe o vaya a por ayuda – llame al 112 o al número local de emergencia solicitando una ambulancia;

• continúe valorando que la respiración se mantiene normal.

5b. Si la respiración no es normal o está ausente:

• envíe a alguien por ayuda y para buscar y traer un DEA si está disponible; o si está solo, utilice su teléfono móvil para alertar al servicio de emergencias – deje sola a la víctima únicamente cuando no haya otra opción;

• inicie la compresión torácica como sigue:

– arrodíllese al lado de la víctima;

– coloque el talón de una mano en el centro del pecho de la víctima; que es la mitad inferior del hueso central del pecho de la víctima o esternón

– coloque el talón de la otra mano encima de la primera

– entrelace los dedos de sus manos y asegúrese de que la presión no se aplica sobre las costillas de la víctima. Mantenga sus brazos rectos. No haga presión sobre la parte alta del abdomen o la parte final del esternón (hueso central del pecho).

– colóquese verticalmente sobre el pecho de la víctima y presione hacia abajo sobre el esternón al menos 5 cm (pero no más de 6 cm);

– después de cada compresión, libere toda la presión sobre el pecho sin perder contacto entre sus manos y el esternón; repita a una velocidad de al menos 100 por min (pero no más de 120 por min) – la compresión y descompresión debieran durar el mismo tiempo.

rcp_circulacion

 

6a. Combine las compresiones torácicas con respiraciones de rescate.

• Después de 30 compresiones, abra la vía aérea de nuevo usando la maniobra frente-mentón

• Pince la parte blanda de la nariz cerrándola, usando el dedo índice y el pulgar de la mano que tiene sobre la frente.

• Permita que la boca se abra, pero mantenga el mentón elevado.

• Inspire normalmente y coloque sus labios alrededor de la boca, asegurándose de que hace un buen sellado.

• Saque el aire insuflándolo firmemente en el interior de la boca mientras observa que el pecho se eleva, durante alrededor de 1 segundo como en una respiración normal; esto es una respiración de rescate efectiva.

• Manteniendo la maniobra frente-mentón, retire su boca de la víctima y observe que el pecho desciende conforme el aire sale.

• Tome aire normalmente otra vez y sople en la boca de la víctima una vez más para conseguir un total de dos respiraciones de rescate efectivas. Las dos respiraciones no debieran tomar más de 5 segundos en total. Luego retorne sus manos sin retraso a la posición correcta sobre el esternón y dé 30 compresiones más.

• Continúe con las compresiones torácicas y las respiraciones de rescate en una relación de 30:2.

• Pare para reevaluar a la víctima sólo si comienza a despertarse: se mueve, abre los ojos y respira normalmente. En otro caso, no interrumpa la resucitación. Si su respiración de rescate inicial no hace que el pecho se eleve como en una respiración normal, entonces, antes de su siguiente intento:

• mire dentro de la boca de la víctima y resuelva cualquier obstrucción;

• reevalúe que la maniobra frente-mentón es adecuada;

• no intente más de dos respiraciones cada vez antes de volver a las compresiones torácicas. Si está presente más de un reanimador, otro reanimador debería reemplazar la ejecución de la RCP cada 2 minutos para evitar la fatiga. Asegúrese que la interrupción de las compresiones torácicas es mínima durante el relevo de los reanimadores.

6b. La RCP con-sólo-compresiones-torácicas puede usarse como sigue:

• si usted no está entrenado o no desea dar respiraciones de rescate, dé sólo compresiones torácicas;

• si sólo se dan compresiones torácicas, éstas deberían ser continuas, a una velocidad de al menos 100 por min (pero no más de 120 por min).

7. No interrumpa la resucitación hasta que:

• llegue ayuda profesional y le reemplace; o

• la víctima comience a despertar: se mueva, abra los ojos y respire normalmente; o

• usted quede exhausto.

Reconocimiento de la parada cardiorrespiratoria

Evaluar el pulso carotídeo (o cualquier otro pulso) es un método impreciso de confirmar la presencia o ausencia de circulación, tanto para reanimadores legos como profesionales. Los profesionales sanitarios, al igual que los reanimadores legos, tienen dificultad para determinar la presencia o ausencia de respiración adecuada o normal en víctimas que no responden. Esto puede ser porque la víctima esté dando boqueadas ocasionales (agónicas), lo que ocurre en los primeros minutos tras la instauración hasta en un 40% de las paradas cardiacas. Se debería enseñar a las personas legas a comenzar la RCP si la víctima está inconsciente (no responde) y no respira normalmente. Debiera hacerse hincapié durante el entrenamiento en que la presencia de boqueadas agónicas es indicación para empezar la RCP inmediatamente.

Respiraciones de rescate iniciales

En los adultos que necesitan RCP, la parada cardiaca es probable que tenga una causa cardiaca primaria – la RCP debería comenzar con compresión torácica en lugar de respiraciones iniciales. No debería perderse tiempo evaluando la boca en busca de cuerpos extraños a menos que el intento de respiración de rescate no consiga elevar el pecho.

Ventilación

Durante la RCP, el volumen corriente, la frecuencia respiratoria y la concentración de oxígeno inspirado óptimos para conseguir una oxigenación y eliminación de CO2 adecuadas se desconocen. Durante la RCP, el flujo sanguíneo a los pulmones está substancialmente reducido, por eso puede mantenerse una adecuada relación ventilaciónperfusión con volúmenes corrientes y frecuencias respiratorias menores de lo normal. La hiperventilación es dañina porque aumenta la presión torácica, lo que disminuye el retorno venoso al corazón y reduce el bombeo cardiaco. Las interrupciones en la compresión torácica reducen la supervivencia. Los reanimadores deberían dar cada respiración de rescate durante algo más de 1 segundo, con suficiente volumen para hacer que el pecho de la víctima se eleve, pero evitando respiraciones rápidas o enérgicas. El tiempo empleado en dar dos respiraciones no debiera exceder de 5 segundos. Estas recomendaciones se refieren a todas las formas de ventilación durante la RCP, incluyendo la respiración boca-a-boca y bolsa-mascarilla con y sin oxígeno suplementario.

Compresión torácica

Las compresiones torácicas generan un pequeño pero crítico flujo de sangre al cerebro y al miocardio y aumentan la probabilidad de que la desfibrilación sea exitosa. La técnica de compresión torácica óptima comprende: comprimir el pecho a una velocidad de al menos 100 por min y una profundidad de al menos 5 cm (para un adulto), pero sin exceder los 6 cm; permitir que el pecho se expanda completamente después de cada compresión; aproximadamente, tomar la misma cantidad de tiempo para la compresión que para la relajación. Los reanimadores pueden ser ayudados para conseguir la velocidad y profundidad de compresión adecuadas por dispositivos de aviso/retroalimentación que estén insertados en el DEA o en el desfibrilador manual, o sean dispositivos independientes.

RCP con-sólo-compresiones

Algunos profesionales sanitarios así como reanimadores legos indican que serían reacios a realizar la respiración boca-a-boca, especialmente en víctimas desconocidas de una parada cardiaca. Estudios animales han demostrado que la RCP con-sólo compresiones- torácicas puede ser tan efectiva como la compresión y respiración combinadas en los primeros minutos de una parada no-asfíctica. Si la vía aérea está abierta, las boqueadas ocasionales y la expansión pasiva del pecho pueden procurar algún intercambio de aire, pero esto puede acabar en la ventilación únicamente del espacio muerto. Estudios animales y de modelos matemáticos de RCP con-sólo compresiones- torácicas han demostrado que las reservas arteriales de oxígeno se depleccionan en 2-4 minutos. En los adultos, el resultado de la compresión torácica sin ventilación es significativamente mejor que el resultado de no hacer ninguna RCP en absoluto en la parada no-asfíctica. Varios estudios sobre la parada cardiaca en humanos sugieren la equivalencia entre la RCP con-sólo-compresiones-torácicas y las compresiones torácicas combinadas con respiraciones de rescate, pero ninguno de estos estudios excluye la posibilidad de que la compresión-torácica-sola sea inferior a las compresiones torácicas combinadas con respiraciones. La compresión-torácica-sola puede ser suficiente únicamente en los primeros minutos tras el colapso. La RCP con-sólo compresiones- torácicas no es tan efectiva como la RCP convencional en las paradas cardiacas de origen no cardiaco (p. e., ahogamiento o sofocación) en adultos y niños. La compresión torácica combinada con respiraciones de rescate es, por lo tanto, el método de elección para la RCP ejecutada por reanimadores entrenados, tanto legos como profesionales. Se debería animar a las personas legas a ejecutar RCP con-sólo compresiones si son incapaces o no están dispuestos a proporcionar respiraciones de rescate o cuando son instruidas durante una llamada de emergencia a un centro coordinador de ambulancias.

Riesgos para el reanimador

-Efectos físicos

La incidencia de efectos adversos (tensión muscular, dolores de espalda, dificultad al respirar, hiperventilación) en el reanimador por aprendizaje y ejecución real de la RCP es muy baja. Varios estudios con maniquíes han encontrado que, como resultado de la fatiga del reanimador, la profundidad de la compresión torácica puede disminuir tan pronto como dos minutos después de comenzar las compresiones del pecho. Los reanimadores debieran cambiarse cada dos minutos aproximadamente para evitar una disminución en la calidad de la compresión debida a la fatiga del reanimador. El cambio de reanimadores no debiera interrumpir las compresiones torácicas.

-Riesgos durante la desfibrilación

Un amplio ensayo randomizado de desfibrilación de acceso público demostró que los DEAs pueden utilizarse de forma segura por personas legas y primeros intervinientes. Una revisión sistemática identificó sólo ocho trabajos que comunicaban un total de 29 sucesos adversos asociados con la desfibrilación. Sólo uno de estos sucesos adversos se publicó después de 1997. Transmisión de enfermedades Sólo hay muy pocos casos comunicados en los que la ejecución de RCP se ha asociado a la transmisión de enfermedades. Tres estudios demostraron que los dispositivos de barrera disminuían la transmisión de bacterias en ambientes de laboratorio controlados. Dado que el riesgo de transmisión de enfermedades es muy bajo, es razonable iniciar la respiración de rescate sin dispositivo de barrera. Si se conoce que la víctima tiene una infección importante, se recomiendan las precauciones apropiadas.

Posición de recuperación

Existen diversas variaciones de la posición de recuperación, cada una con sus propias ventajas. Ninguna posición es perfecta para todas las víctimas. La posición debería ser estable, cercana a una posición lateral real con la cabeza en declive y sin presión en el pecho que perjudique la respiración.

Obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (atragantamiento)

La obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE) es una causa poco común pero potencialmente tratable de muerte accidental.

La secuencia en la OVACE (atragantamiento) en adultos se muestra a continuación.

obstucción