Contra la Ansiedad

¿Cómo quitarnos la ANSIEDAD a la vez que reducimos o eliminamos los azúcares de nuestro organismo y mejoramos nuestra salud?
Llevar una dieta sana y equilibrada no es tarea fácil para much@s… la clave está en no desesperarse por querer bajar de peso rápidamente, porque NO sería saludable (ni lo mas correcto). Es importante tener paciencia y constancia, pero sin embargo, si estás haciendo una dieta, hay ciertas costumbres que puedes adquirir y que te ayudarán a no sentir hambre ni ansiedad entre comidas. Veamos qué podemos hacer para llevar mejor nuestras dietas y huir de la ansiedad:

– De vez en cuando bebe tu infusión o té sin ningún endulzante. Puedes agregar hojas de menta, cáscaras de limón o naranja.

– Cuando bebas zumo de fruta, asegúrate de que sea 100% puro, sin ningún agregado. Aunque lo ideal sería que fuese zumo recién exprimido, o comer la fruta tal cual.

Evitar las sodas (las cuales poseen tremendas cantidades de azúcares nocivos), al igual que bebidas deportivas y energéticas. Preferible AGUA para hidratarse. Salvo que hayas realizado una actividad física de mucha intensidad, en ese caso SÍ sería recomendable tomar una bebida con electrolitos y algo de carbohidratos para una mayor y mejor recuperación.

– En caso de no tolerar el sin-sabor de un postre o bebida, agrega cantidades moderadas de azúcar natural (estevia, fructosa, rubia… en poca cantidad), miel de abejas natural cruda, o glucosa pura.

– No te saltes el desayuno. Come snacks sanos entre las comidas en caso de que te entre hambre o ansiedad (yogurt, frutas, cereales puros). Esto disminuirá tu antojo por los dulces.

– Ojo con los cereales para el desayuno: Elimina los típicos elaborados (para niños) y sustitúyelos por avena, granola u otros granos sin azúcares añadidos.

– Consume fruta fresca para disminuir la ansiedad por comer dulces.
Cuando te toque una comida, incluir una pieza de fruta unos 15 a 20′ antes de dichas comidas te ayudará a llegar con menos hambre a las comidas porque te generan una sensación de saciedad. Otra “idea” (en casos de mucha ansiedad) es tomar un caramelo ácido y sin azúcar.

– Adquiere fruta en conserva en agua o jugo natural, no en almíbar. Aunque por supuesto, preferible la fruta fresca (no enlatada).

– Antes de tomar tu comida o cena, tomar una sopa es una excelente idea porque te hará sentir más saciad@, y de esa manera no necesitarás comer de más. Lo ideal es que sean sopas desgrasadas y caseras. Si son de vegetales, como calabaza, calabacín, hortalizas y verduras varias…. mucho mejor. Las sopas naturales son sanas si las preparas sin grasas, con poca sal (o sin ella), y usando vegetales. Tan solo tienes que hervir y procesar los alimentos elegidos para hacer una rica sopa. Hasta puedes guardarla en tu congelador en tuppers y tenerla lista para otras ocasiones. Cocer bien las verduras para evitar hinchazón.

Gelatinas sin azúcar o light: Casi no aportan calorías, y como son casi en un 100% agua, te ayudan a mantenerte hidratad@. Por eso, cada vez que sientas ansiedad, en vez de recurrir a un dulce o una golosina, recuerda: cómete una gelatina light. Incluso puedes añadirle trozos de frutas. Puedes hacerlas por ti mismo (las encontrarás NEUTRAS en los supermercados), ya que son muy sencillas de preparar.

– No dejes pasar más de tres horas y media sin comer: Hacer dieta no se trata de NO COMER, si no de comer adecuadamente. Además, aceleraremos nuestro metabolismo.
Estar mucho tiempo sin comer hace que cuando tengas oportunidad de probar un bocado, te descontroles, además de ralentizar el mismo metabolismo.

– Ante momentos de mucha ansiedad (ganas de dulce sobre todo), prueba a hacerte una infusión caliente y con una torta de arroz o maíz baja en sal y un poquito de mermelada light o 0% calorías: se te pasará la ansiedad, y el hambre disminuirá.

– Beber 2 litros de AGUA al día. Intenta hacer de este hábito una costumbre: te hace sentir con menos hambre y te ayuda a eliminar toxinas. Como comentamos en puntos anteriores, no hablamos de bebidas gasesosas ni azucaradas sino de AGUA o a lo sumo INFUSIONES o ZUMOS DE FRUTA NATURALES (recién exprimidos).

– Comer manzanas ayudan a saciarnos, pero no nos quitarán la gana de dulce… ¿probaste a comer una a dos onzas de CHOCOLATE al día con un % de cacao superior al 75%?

Cepillarse los dientes con una pasta dental con sabor a menta, incluso emplear ENJUAGUES BUCALES, os ayudarán a huir de las ganas de dulce.

EL EJERCICIO FÍSICO, para aquell@s que nos lean y que no sean asiduos a las actividades, han de saber que libera endorfinas que te podrán ayudar a sentirte más calmad@, menos ansios@ y de mejor humor, por lo tanto hacer ejercicio no es sólo clave para bajar de peso, sino también para mantener tu mente despejada y no estar todo el día pensando en comida.

– Aunque parezca mentira, tener la mente ocupada puede ayudarnos a no pensar en alimentos no apropiados, así como NO tener éstos mismos en nuestros armarios.

Y para cerrar éste artículo, recordar que en las dietas, así como con el ejercicio, deberemos ser muy constantes, perseverantes y PACIENTES.

Deja un Comentario