Claves para reconocer un Pescado Fresco

Claves para reconocer un Pescado Fresco

Saber comprar, y que aquello que elijamos sea de calidad y esté en buen estado, es toda una habilidad que se va ganando con el tiempo. No sería la primera vez que compro un pescado pensando que está fresco y una vez lo preparo en casa resulta que no es el caso. Y en éste artículo os presento las claves para reconocer un pescado fresco (saber si lo está, o no):

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Los ojos en el pescado fresco están abultados, y la pupila es negra y brillante. Cuando el pescado no está fresco, los ojos están hundidos, la pupila se torna gris y la córnea lechosa.
  • La piel debe tener un color vivo. El pescado que no está fresco, la piel es blanda y se desprende con facilidad de su carne.
  • Las agallas deben tener un color rojo o rosa intenso, y un aspecto limpio y brillantes. Descarta aquéllos pescados que tengan agallas de color gris o amarillento.
  • Si el pescado tiene escamas, éstas deben estar adheridas a su cuerpo.
  • Las vísceras del pescado es lo primero que se deteriora, por lo que si vemos que el pescado presenta una tripa hinchada es porque sus vísceras presentan putrefacción, y los gases bacterianos que se producen ocasionan el “efecto globo”.
  • El pescado fresco debe oler a mar, y al ir perdiendo su frescura, este olor se vuelve desagradable, tirando a rancio o a amoníaco. El olor natural del pescado debe ser siempre a mar y algas.
  • En el pescado fresco, la carne tiene que ser firme, dura, translúcida, con superficie elástica y lisa… NO ESCOJAS UN PESCADO con apariencia flácida o blanda, opaca o rugosa.

.

Espero que os sea de ayuda a la hora de elegir vuestros pescados 🙂

 

 

Deja un Comentario

  1. Pingback: 4 Alimentos que se Descomponen más rápido