Cinturón para Entrenar, ¿Sí o No?

El cinturón, sea el que sea, solo has de utilizarlo para determinados ejercicios en los que impliques músculos o secciones qué puedan lesionarse. Lo utilizariamos cuando trabajemos con cargas elevadas y donde los músculos abdominales y la zona lumbar necesitasen una ayuda extra, ya que en este caso, al no poder actuar los músculos estabilizadores en ese gesto deportivo, el uso de cinturón realizaría esas funciones de estabilización.
Lo ideal sería haber realizado una progresión gradual y adecuada de nuestro entrenamiento, de modo que se fortaleciese la faja natural estabilizadora que tenemos en la zona media del cuerpo, aunque con grandes cargas… para mayor seguridad lo ideal es utilizar cinturón.

cover2.jpg

Igualmente, se lo recomiendan a personas con ligeras lesiones de columna o propensas a dañar esta zona para su mayor seguridad. Por supuesto, sin abusar, y siempre trabajando los músculos antagonistas y equilibradores. Aunque también deberíamos de tener cuidado con la sensación que puede transmitir el cinturón de levantar mas kilos, lo que podría dar lugar a una lesión a causa de esta percepción.

Sí abusamos de su utilización conseguiremos una atrofia muscular por parte de los estabilizadores. Con ejercicios con cargas libianas quedaría descartado su uso, ni sería aconsejable utilizarlo con todos los ejercicios ni todos los días a ser posible.

– Según algunos estudios como el de Harman y Col (1.989) se observa que el uso del cinturón produce un aumento de la presión intraabdominal y que puede reducir las fuerzas de compresión a nivel de los discos intervertebrales en la columna y mejorar la seguridad en el levantamiento, evitando lesiones.

Sin embargo, parece ser que la fuerza de la musculatura abdominal se reduce cuando su uso es continuo, y ello implica una reducción de la fuerza abdominal que reduce esa misma presión intraabdominal cuando se realizan pesas sin cinturón.

Stuart McGill, profesor de biomecánica de la Universidad de Waterloo en Canadá, dice que, basándose en sus investigaciones, la respuesta depende del tipo de entrenamiento y el ejercicio que vayamos a hacer. “No recomiendo los cinturones para las personas sanas en sus rutinas habituales de trabajo o ejercicio. La excepción es el entrenamiento pesado, en que los cinturones pueden aumentar la estabilidad del torso y ayudar al levantamiento”. Si eres powerlifter serio, el cinturón te proporciona ventajas. De otra forma, McGill sugiere olvidarse de él. Asegura que pueden ofrecer ciertas ventajas durante el ejercicio, pero también dice que esos beneficios se contrapesan por el engaño de utilizar esa ayuda.

Estas son las ventajas y desventajas de usar un cinturón de levantamiento.

VENTAJAS

» Los cinturones de levantamiento comprimen la espina dorsal al aumentar la presión abdominal y “envolver” así el torso.

» Los cinturones pueden reducir el intervalo lumbar de movimiento, reduciendo el riesgo de lesión en la espalda baja.

» Los cinturones pueden potenciar la propiocepción al incrementar la percepción de estabilidad en un levantamiento determinado.

DESVENTAJAS

» Una persona que utiliza un cinturón de levantamiento estando lesionado tiende a arriesgarse a sufrir una lesión más grave.

» Los cinturones pueden aportar a la persona que los usa la sensación de que puede levantar más kilos, aumentando así el riesgo de lesión debido a esa percepción.

» Los cinturones pueden aumentar la presión arterial.

» Los cinturones pueden modificar el estilo de levantamiento, haciendo que aumente o disminuya inadecuadamente la carga sobre la columna vertebral. El estilo de levantamiento debe ser el factor determinante respecto al uso o no utilización del cinturón de levantamiento.

¿Cuál es el correcto uso del cinturón de pesas?

Respuesta de Gabriel Lemme (levantador de pesas- seleccion- Argentina):
El cinturón debe colocarse por encima de las crestas ilíacas (huesos que se encuentran a los costados y que forman parte del hueso coxal o cadera), auque algunos lo colocan en parte sobre el mismo hueso a una altura más baja.

El cinturón puede prevenir algún tipo de lesión lumbar (poco probable), cuando se manejan grandes cargas, por ejemplo en ejercicios como la sentadilla , 1/2 sentadilla o despegue con intensidades muy altas.

Pero por sobretodo funciona como un factor psicológico, para ayudar al fenómeno de valsalva, que es cuando se contraen en conjunto todos los músculos del tórax luego de una inspiración y contención del aire para realizar un gran esfuerzo.

En resumida cuenta se aconseja no acostumbrarse al cinturón, ya que para realizar su función están los músculos estabilizadores (pared anterior y posterior del tórax), que son los que más se tienen que entrenar; y en caso de que se tengan que manejar grandes pesos, utilizarlo en las últimas series, pero teniendo en cuenta que no es un factor de gran incidencia, sino una ayuda psicológica.

Podemos concluir pues al respecto que el uso de cinturón de manera habitual produce un aumento de riesgo de lesión en la columna y es recomendable sólo para aquellas personas que siempre lo hayan utilizado o para trabajo de levantamiento con pesos máximos y de ejecución técnica compleja como la sentadilla con peso libre.

Deja un Comentario